Sin categoría

¿Cómo prevenir la Obesidad infantil?

placa-obesidad_3000x800

El sobrepeso y la obesidad son una epidemia en aumento en el mundo, están relacionados con el surgimiento de enfermedades como diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares y otros.

En Argentina, según datos de la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo: 4 de cada 10 adultos tienen sobrepeso y 2 de cada 10 obesidad. Por su parte la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. En niños y niñas en edad escolar 1 de cada 3 tienen sobrepeso y un 6 % obesidad; en adolescentes de 13 a 15 años, el sobrepeso aumentó un 17% en cinco años, alcanzando cifras de 29% en 2012.

El índice de masa corporal (IMC), es una medida de asociación entre el peso y la talla de la persona y es un indicador del estado nutricional. En los controles de rutina el pediatra de tu hijo puede usar tablas de crecimiento, el IMC y, si es necesario, otras pruebas para ayudarlo a determinar si su peso puede plantear problemas de salud.

Factores de riesgo

Dieta Inadecuada: En el último tiempo la comida casera se reemplazó por alimentos y bebidas  envasadas con alto contenido de grasa, azúcar y sal.

Psicológicos: El estrés puede aumentar el riesgo de un niño de padecer obesidad. Algunos niños comen en exceso para lidiar con las emociones o para combatir el aburrimiento. Sus padres pueden presentar tendencias similares.

Sedentarismo: En aumento que afecta a niños y adolescentes por uso de computadoras, consolas y televisión que sustituyen los deportes al aire libre.

Hereditarios: Aunque la genética puede desempeñar un papel importante, muchas de las causas del exceso de peso de los niños están ligadas a los estilos de vida adquiridos en el seno familiar. Se ha demostrado que el exceso de peso durante el embarazo es uno de los factores que condicionan el riesgo de obesidad del niño. 

 

TIPS

placa-info-obesidad_mod

Estrategias de Prevención

Hacer cambios en la dieta de los niños con sobrepeso implica algo más que una lista de cosas que se permiten y cosas que no. El éxito dependerá de que se utilice el enfoque correcto. Implica enseñarles la diferencia entre el hambre y las emociones. Los niños, al igual que los adultos, pueden comer por aburrimiento, ansiedad.

Evitar imponerles restricciones severas de alimentos. Este comportamiento por parte de los padres puede hacer que los niños sientan como si estuvieran siendo castigados. De hecho, prohibir a los niños el consumo de ciertos alimentos no hace que dejen de engordar y puede empeorar la situación. El objetivo  es enseñarles a comer saludable en cantidad y calidad.

Lecturas recomendadas   Libro Monstruos Supersanos – Hábitos Saludables para toda la vida – Autor Dr.  Valentín Fuster – Editorial Planeta , 2010.

Emergencias al 0800 555 5556
Atención telefónica al 0810 222 72583