Sin categoría

12 de marzo: Día Mundial del Glaucoma

oftalmologia - glaucoma

Hoy 12 de marzo se celebra el Día Mundial del Glaucoma. Es una jornada que pretende llamar la atención sobre una enfermedad crónica que puede afectar muy gravemente la visión. Constituye la segunda causa de ceguera en el mundo occidental.

El glaucoma es una enfermedad del ojo que le roba la visión de manera gradual, provoca aumento de la presión intraocular y lesión del nervio óptico.

Por lo general no presenta síntomas y puede resultar en la pérdida de la visión de manera repentina. Se calcula que aproximadamente un 50% de los casos de glaucoma no están diagnosticados. Por eso es fundamental acudir al oftalmólogo para tener un diagnóstico precoz.

Sin el tratamiento apropiado, el glaucoma puede llevar a la ceguera. La buena noticia es que con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la vista.

La pérdida de visión causada por el glaucoma es irreversible, pero si se detecta a tiempo y se sigue un tratamiento con cuidado y constancia, se puede conservar la visión. Por lo general, el glaucoma se puede controlar con medicamentos o cirugía. Si se le diagnostica esta enfermedad, es importante que siga un plan de tratamiento sin faltas.

En la mayoría de los tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se tapa y el fluido intraocular no puede drenar. Al acumularse, causa un aumento de presión en el interior del ojo que daña al nervio óptico que es muy sensible, llevando a la pérdida de la visión.

El glaucoma suele estar presente en ambos ojos, pero por lo general la presión intraocular se empieza a acumular primero en uno solo. Este daño puede causar cambios graduales en la visión y, posteriormente, pérdida de la misma. Con frecuencia, la visión periférica (lateral) se afecta primero, por lo que inicialmente el cambio de su visión suele ser pequeño y usted no lo nota. Con el tiempo, su visión central (directa) también se empezará a perder.

En la forma más común del glaucoma, la acumulación de la presión del fluido ocurre lentamente. Con frecuencia, no hay síntomas molestos o dolorosos. En las variedades menos frecuentes de glaucoma los síntomas pueden ser más severos, e incluye los siguientes:

  • Visión borrosa
  • Dolor de ojos y de cabeza
  • Náuseas y vómito
  • Aparición de halos color arcoiris alrededor de las luces brillantes
  • Pérdida repentina de la visión

 

Puede afectar a las personas de todas las edades, desde los bebés hasta los adultos mayores. Sin embargo, las personas con mayor riesgo para el glaucoma son los mayores de 60 años, los parientes de personas con glaucoma, las personas de ascendencia africana, los diabéticos, los que usan esteroides de manera prolongada y las personas con presión intraocular elevada (hipertensos oculares).

No es contagioso ni amenaza la vida y rara vez causa ceguera si se detecta a tiempo y se trata correctamente.

Algunas investigaciones sugieren que el estilo de vida podría impactar en el riesgo de sufrir glaucoma. En este sentido, podríamos decir que respecto de la actividad física, incluidos la práctica de deportes amateurs y yoga, no existe opinión unánime, por lo que nuestra recomendación es consultar a su oftalmólogo antes de la práctica de actividades deportivas recreacionales.

¿Cómo prevenirlo?

Los médicos recomiendan que la revisión para glaucoma constituya parte de los exámenes oculares de rutina en niños, adolescentes y adultos.
Si usted posee mayor riesgo para desarrollar la enfermedad, debe hacerse el examen cada uno o dos años a partir de los 35 años de edad.

Otras recomendaciones podrían incluir la utilización de anteojos de sol para protegernos de los rayos ultravioletas. Para quienes permanecen muchas horas trabajando frente a la pantalla de la computadora la regla 20-20-20 podría ser de utilidad (cada 20 minutos deberemos permanecer a 696 cm de la pantalla durante 20 segundos), y/o utilizar anteojos que nos protejan.

Por último, la detección temprana y su tratamiento son fundamentales. Incluya en su agenda un exámen oftalmológico de manera regular y fije con su oftalmólogo la periodicidad de las consultas.

Fuente: Equipo médico de Aca Salud y Glaucoma.org

Emergencias al 0800 555 5556
Atención telefónica al 0810 222 72583